miércoles, 12 de abril de 2017

Carrera Villa Medieval de Almanza

     Ya es la tercera edición de la Carrera Villa Medieval de Almanza y ya es una nueva ocasión donde todos los integrantes del Club nos vamos con la sensación de haber disfrutado y haber corrido una carrera diferente.
     Todo comienza con la llegada de todos los integrantes del club a la población de Almanza, ya a esas primeras horas de la mañana el calor hacia presagiar que iba a ser una carrera dura, ya que esto unido al trazado sinuoso que ya sabíamos que nos íbamos a encontrar, no daba lugar a dudas.
     Después de café y la recogida de dorsales no disponemos todos a calentar, esta claro que en este equipo hay quienes se decantan por dos tipos de calentamiento diferentes, los que calientan como mandan los cánones y los que les gusta simplemente calentar la lengua, ya que nos presta mas el charloteo que otra cosa.
     Apenas unos minutos antes de las 11 nos disponemos hacer la foto de equipo para inmortalizar la terna de valientes que ese día nos dimos cita y sin mas dilaciones nos vamos disponiendo en la salida para tomar parte de la carrera.

Club Atletismo León
 
    Se da la salida y aunque algunos nos lo tomamos con mas tranquilidad la cabeza de carrera sale como un tiro y ya pronto van marcando diferencias y vemos ya grupetos bien diferenciados. Una vez pasado el primer tramo de asfalto y tomando ya los caminos de tierra, desde mi posición puedo ver bien la composición de la carrera y veo que en el primer grupo de carrera que será de unos doce corredores van bien colocados varios integrantes del equipo. Echando la vista un poco por detrás, ya veo a Tatiana en primera posición y ya marcando diferencias con la segunda clasificada, así que ya vista esta composición de lugar, me quedo tranquilo viendo que el equipo como viene siendo habitual va a realizar otra magnifica carrera.
     Ya metiéndome en lo que iba a ser mi carrera, mi salida fue buena para lo paquete que soy,  esta temporada me voy encontrando mejor (las lesiones hasta ahora me respetan) y me pongo a un buen ritmo, hasta que miro hacia detrás y veo a mi compañera Seila que viene no muy lejos de mí y cuando haga cálculos veo que viene en cuarto lugar no muy lejos de Mónica Aller. Visto esto decido quedarme con ella y echarle una mano, para ver si consigue hacer una gran carrera y codearse con la gran Mónica. 
     Cuando comienzan las primeras subidas, Seila se encuentra bien y conseguimos pasar a Mónica y durante una buena parte de esos primeros kilómetros en subida consigue tenerla unos metros por detrás de ella. Ya cuando esta finalizando la subida y llegamos a la parte mas dura, Mónica nos da caza y nos pasa logrando llegar arriba con unos buenos metros de diferencia, que a la postre serian claves. Hacemos el llano y la bajada técnica y vemos que la hemos conseguido recortar algo después del avituallamiento comenzamos la última tachuela, donde se mantiene mas o menos las distancias y Mónica llega arriba con unos 30 segundos de diferencia.
     En ese momento arreo a Seila y le digo que ya el terrenos es favorable y hay que darlo todo para intentar darla caza, así que comenzamos a subir el ritmo y poco a poco mas recortando diferencias hasta que llegamos al asfalto donde miro el crono y veo que estamos a sólo 12 segundos de ella, pero en ese momento veo que Mónica se gira nos ve y ya me di cuenta que nos tenía controlados y aunque íbamos fuerte, ella en ese momento también subió el ritmo ya era imposible cogerla, así que ya solo quedaba llegar a meta y disfrutar de la gran carrera que habíamos realizado todos.
    A la postre esta lucha hizo que Seila se subiera la podio como segunda Senior, encima acompañada en el Primer peldaño con Tatiana, quien ha comenzado la temporada de manera impresionante, encontrándose mejor en cada carrera y ya siendo seria candidata a disputar esta Copa Diputación.

Seila (2ª), Tatiana (1ª) y Paqui Vega (3ª)
   

 Ya una vez en meta me intereso por la actuación del resto de integrantes del equipo, y me llevo una gran alegría al comprobar que Omar, por fin logra su primer podio, al entrar en quinta posición de la carrera y pero ser el tercer atleta senior en hacerlo, este ha sido un podio muy festejado por el club, ya que Omar siempre ha sido uno de los corredores mas comprometidos con el club desde su creación y que mas a luchado por que llegara a pasar esto, dejándose la piel en cada entreno. Enhorabuena Omi.

Diego Alonso, Jesús y Omar

    Siguiendo con grandes actuaciones mención aparte merece José Alberto, que ha empezado esta Copa como un huracán, llegando en cuarto lugar de la carrera y logrando la segunda plaza de la Categoría veterano A, lo que hace que se consolide como líder fuerte de esta categoría en la copa, en la que esta seguido de otros dos componentes del Club, Antonio Nogales en segundo puesto y Faus, el incombustible Faus en tercer lugar.

José Alberto, Eduardo y Jose Manuel
  
  Otro de los destacados fue José Enero, quien se hizo con la segunda plaza en categoría veterano C, dando muestras de su gran calidad, estuvo en todo momento luchando en plazas delanteras y entrando en el puesto 15 de la clasificación absoluta.
     En definitiva, fuimos a Almanza con la idea de pasarlo bien y divertirnos y eso fue lo que paso, disfrutamos de una gran carrera, disfrutamos de unas merecidas cervezas post-carrera, de una gran organización y de un pueblo que nos hizo sentir vecinos del mismo. No cabe duda que en la siguiente edición ahí estamos para seguir disfrutando de Almanza y su entorno.


Nos vemos en las carreras


Jesús Linares
    






viernes, 24 de febrero de 2017

MARATÓN DE SEVILLA (Víctor Martinez)

Dicen que hay tres cosas que todo el mundo tiene que hacer a lo largo de su vida: Escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo, yo añadiría una mas... Correr un maratón.
El domingo pasado yo corrí el primero de que será una larga lista de maratones (eso espero).


Alberto Mancha y Víctor Martinez

Después de unos años en esto del atletismo, por fin hace unos meses me decidí a dar el salto a la "distancia madre", y comencé a prepararme. El escenario sería Sevilla. 
Alberto Mancha, compañero y amigo también perteneciente al Club Atletismo León, me acompañaría en esta aventura. También era su primer maratón, y puesto que habíamos entrenado juntos alguna tirada larga y que nuestros tiempos son muy parecidos, decidimos hacer juntos al menos los 30 primeros kilómetros. 
Llegamos a Sevilla acompañados de nuestras respectivas chicas y tras algo más de seis horas de viaje
Alberto y Víctor

Para suavizar un poco los nervios que nos llevaban desvelando varios días, salimos por la tarde los cuatro a dar una vuelta y conocer las cosas más importantes de la ciudad. Sin liarnos mucho, prontito a la cama... ¡Que a las 5:30 suena el despertador!
Al levantarnos, los nervios son aún mayores que los días anteriores, nos tiemblan hasta las piernas.

Después de desayunar bien, prepararnos y demás, cogemos un taxi los cuatro que nos lleva hasta el Estadio de La Cartuja.
Las 8:30 llegan rápido. Tan rápido que apenas hemos calentado y estirado.
Llega la hora, mirada al cielo, señal de la cruz... 3,2,1... ¡A CORRER! ¡EMPIEZA LO BUENO!

Intentamos no pensar donde estamos y actuar como si fuese un entrenamiento más de tirada larga. Vamos charlando entre nosotros y con alguno de los corredores que van a nuestro lado, y disfrutando de los lugares más emblemáticos de Sevilla, que resultan aún más majestuosos a nuestro paso. Tanto disfrutamos y nos acomodamos, que los primeros 4 kilómetros vamos por encima del tiempo que habíamos entrenado, ¡muy lentos! 
En los kilómetros posteriores vamos recuperando esos segundos perdidos sin darnos cuenta, hasta llegar al 21. La mitad del trabajo estaba hecho y seguíamos encontrándonos muy cómodos, está vez ya íbamos incluso mejor que en los entrenamientos. 
En los kilómetros 28-30, Alberto empieza a resentirse de las piernas e incluso a casi pararse por completo en los avituallamientos, algo que intento no permitirle, ya que a esas alturas de la carrera, pararte puede ser fatal si luego quieres volver a arrancar. Decidimos seguir juntos un rato más ahora que realmente empieza lo duro. Tomamos un segundo gel a eso del kilómetro 34, y a seguir.

En el kilómetro 38, saliendo de Plaza de España, no sé de dónde Alberto saca fuerza y empieza a zapatear casi a tiempos de 4:30 por kilómetro. Yo le aguanto el ritmo, pero en algún momento quiero bajar inconscientemente. Alberto mira para atrás cada pocos segundos para ver si le sigo e intenta motivarme: ¡Vamos, que para esto es para lo que hemos entrenado!


             Víctor y Alberto llegando a Meta hondeando la Bandera de León


Kilómetro 41 y La Cartuja ya se deja ver. Una sensación que nunca antes había sentido me sube desde el estómago y llena mis ojos de lágrimas. Miro a mi compañero y veo que él está igual. 

Entramos en el túnel de acceso al estadio y ahí saco una pequeña bandera de León que entre los dos elevamos. Zancada amplia, rápida, cuerpo recto y mostrando a La Cartuja cual es la bandera más bonita del mundo.
Atravesamos la meta, e igual que al principio, mirada al cielo, señal de la cruz, y a disfrutar... ¡YA SOY MARATONIANO! 
Ahí tenemos a Víctor y Alberto con sus medallas de Finisher

Ya en la zona de guardarropa nos esperan nuestras chicas. Al verlas sonriendo y esperando para abrazarnos, no podemos evitar el volver a llorar como niños de parvulario.
El domingo viví sin duda alguna, una de las mejores experiencias de mi vida. Ahora solo pienso en repetir cientos de maratones más e incluso marcarme retos aún más grandes.
Eso sí, siempre disfrutando de este deporte y de lo bonito que es vivir deprisa.

Víctor Martínez